Si estás en tu teléfono móvil o tableta, puedes avanzar al final de la página y escoger la versión: “Ver sitio web completo”, para una visión mejorada del contenido

El abogado Felipe Andrés Rodríguez Moreno publicó una columna de opinión titulada “Pendejatones”, en la que asegura: “los peatones destruyen vidas”. Pide que se sancione a las personas por no usar estructuras antipeatonales. Masa Crítica Guayaquil rechaza estas posturas que motivan a la violencia vial.

El título demuestra su intención. Como “pendejatones” (combinación de pendejos o tontos y peatones) califica el abogado Felipe Andrés Rodríguez Moreno a las personas, lo más importante en nuestras vías, a quienes las ciudades le están dando la prioridad, contrario a lo que ha pasado en las últimas décadas.

Aunque él asegura que se refiere al “peatón que infringe las normas escritas”, su columna de opinión publicada en El Telégrafo este 22 de marzo, demuestra su total desprecio hacia las personas, con la superioridad que suelen sentir algunos conductores de autos que aún creen que son dueños de las vías.

Concretamente, a Rodríguez le molesta sobremanera que las personas no usen los puentes antipeatonales, al punto de usar la oportunidad de escribir en un medio de comunicación, para desacreditar a los peatones y usar expresiones como estas: “no hacía falta hacer añicos al cretino que se cruzó en la vía para descubrir que carecía de masa encefálica”.

A Rodríguez, como a muchos conductores en nuestras ciudades, les molestan los peatones. Sienten que les estorban. Pero en lugar de tomar un libro y leer conceptos básicos de movilidad, prefieren coger el volante y asesinar personas.

“De repente, justo bajo un puente peatonal, se le cruza un bulto. Logra ver la última expresión de un rostro cuyo asustado dueño deberá ser sacado con espátula del pavimento”. Así, con desprecio se refiere Rodríguez a los adultos mayores, personas con movilidad reducida o peatonas/es en general, que desean hacer uso de su derecho a cruzar la vía.

La falta de empatía y humanidad le impiden conocer a Rodríguez que estas estructuras, mal llamadas peatonales, lo que hacen es afirmar el privilegio que durante el siglo pasado se le dio a los autos en nuestras vías. Su misión no es salvar vidas, como aún pregonan algunas autoridades, sino evitar que los vehículos motorizados se detengan, y en ese afán no importa desviar a los transeúntes de su recorrido y exigirles que suban escaleras o rampas.

Gracias a su desconocimiento básico de movilidad, Rodríguez pide que se multe con 2.000 dólares “al peatón que cruza por donde no debe”. Esa es la típica actitud de un conductor que cree que las personas deben someterse al flujo vehicular y no al revés, como sugieren organismos internacionales.

El autor de la mencionada columna también victimiza a los conductores que atropellan peatones. Da el ejemplo de una persona que conduce “después de 15 horas de arduo trabajo”. Una vez más, Rodríguez desconoce de movilidad y normas de tránsito porque un conductor responsable sabría que con cansancio no se debe conducir un vehículo.

“Los peatones destruyen vidas”, afirma Rodríguez. No abogado, las vidas que se destruyen son las de la persona que no alcanzó a cruzar la vía porque un auto a exceso de velocidad la impactó o la del ciclista que fue atropellado por un conductor de bus al que no le importó guardar distancia. Ambos asesinos tenían algo en común con usted: los peatones les estorbaban.

Lo que sí destruye vidas en nuestras vías es el exceso de velocidad. Menos velocidad, más vida, insistimos desde nuestro colectivo, que rechaza que se incite al odio a peatonas/es de esta manera, que se usen los medios de comunicación para regar la idea de que “lo pendejatón no se quita con cívica, sino con garrote legal”.

Por conductores que piensan como Rodríguez, nuestras vías son inseguras. Por personas como él, colectivos como el nuestro trabajan diariamente para reducir las muertes en nuestras calles. Desatinos como los que escribe solo nos motivan a seguir trabajando para que en nuestras ciudades, los peatones estén siempre primero.

Masa Crítica Guayaquil
Masa Crítica Quito
Carishinas en bici

Asociación de peatones de Quito
zu Fuss, ciudades caminables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s