Los puentes de la Unidad Nacional son viaductos usados a diario por decenas de personas que circulan en bicicleta y a pie. Sea por trabajo o cualquier otra razón, cruzan desde Guayaquil a Samborondón, Durán y viceversa.

A lo angosto de la ciclovía (izquierda) se suma la suciedad y falta de mantenimiento, lo que obliga a algunos ciclistas a usar el espacio peatonal (derecha)

Sin embargo, la ciclovía que existe en estas infraestructuras está sucia y se observan restos de estructuras metálicas abandonadas, cables y otros materiales que impiden circular por ese carril. Hay ciclistas que optan por subir al espacio peatonal para avanzar, debido a esta situación.

Infraestructura dañada se vuelve peligrosa para quienes se movilizan en bicicleta

El descuido ocurre en el puente que une Guayaquil y Samborondón como en el que une éste último cantón con Durán, como parte del complejo vial de la Unidad Nacional. En las tres ciudades conviven ciudadanos que se movilizan a diario en bicicleta o a pie por diferentes motivos.

Incluso, en el puente Durán-Samborondón se observan más de 20 cajas de conexiones eléctricas que no tienen las tapas de protección, lo que se vuelve en un riesgo para quien camina o pedalea por ese espacio.

Hay más de una veintena de cajas destapadas que se vuelven espacio para acumular desechos y son riesgosas para peatones y ciclistas

Por eso es importante que se dé mantenimiento a las ciclovías y se dote de la señalética necesaria para informar a las personas que andan en bicicleta sobre este espacio, y para exigir a los conductores de auto que se las respete y no se bloquee el paso. Esta tarea corresponde al Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Ciclovías de varios puentes desembocan de forma insegura entre vehículos a motor exponiendo a quienes circulan por ellas

El artículo 204, literal B, de la Ley de Tránsito, otorga derecho a los ciclistas a “disponer de vías de circulación privilegiada dentro de las ciudades y en las carreteras, como ciclovías y espacios similares”. Por eso exigimos que estos carriles estén en buen estado porque sino equivale a no tenerlos.

Al terminar el puente Samborondón-Guayaquil, en el ingreso a la avenida Pedro Menéndez Gilbert, la ciclovía desaparece
Restos de todo tipo podemos encontrar a lo largo de ambos puentes; vidrios, plásticos y metales que desprenden los vehículos al pasar.
Piezas metálicas parcialmente desprendidas junto a lo que figura como ciclovía, amenazan la integridad de quienes se arriesgan a cruzar por el espacio destinado a peatones y ciclistas.
La falta de mantenimiento ha permitido que se acumule una considerable cantidad de tierra y desperdicios.
El abandono es notorio a lo largo de ambos puentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s