Icono del sitio Masa Crítica Guayaquil

Ciclista asesinado en la calle Portete, sur de Guayaquil, demuestra necesidad de reducir límites de velocidad en la ciudad

Han fallecido 25.650 personas desde 2008 a 2020 en Ecuador, como usuarios de las vías. Ésta no solo es una cifra, son miles de familias rotas que afrontaron la muerte de un familiar. Tenemos un grave problema a nivel nacional respecto a normas y un desfase en la educación vial a todo nivel, sumado al egoísta diseño urbano enfocado en gran parte al carro. Nuestras ciudades deben tener como prioridad evitar muertes por siniestros viales. Hoy en Guayaquil una vez más mataron a un biciusuario.

El día de hoy 14 de junio de 2020, Julio René Cornejo Pazmiño transitaba en su bicicleta por la calle Portete y 37ava mientras fue embestido por un bus de transporte público, causando su muerte inmediata.

En el siguiente gráfico se puede observar que la mayoría de causas de ocurrencia de siniestros de tránsito se pueden evitar si todos ponemos de nuestra parte tanto como autoridades y ciudadanía.

Reporte Nacional de Siniestros de Tránsito realizado por la ANT. Abril, 2020

Nuestras ciudades deben tener como prioridad evitar muertes por siniestros viales con campañas constantes de educación vial, una equidad en la redistribución del espacio vial y lograr reducir la velocidad permitida en las zonas de barrios, escuelas y parques.

Alberto Hidalgo
Fotografia por Cletofilia
Ley de tránsito del Ecuador

En la gráfica siguiente se muestra las distancias que necesita un conductor de vehículo para frenar totalmente. La Ley de Tránsito de Ecuador deja un margen muy alto en la velocidad permitida teniendo en cuenta que las zonas urbanas contemplan espacios de alta frecuencia peatonal como escuelas, hospitales, barrios y parques. Es por ello que insistimos que la actual Ley de Tránsito debe tener una reforma en los límites de velocidad permitidos.

Elaborado por Experto Autorecambio, España

Es de suma importancia que logremos reducir la velocidad permitida y el rediseño urbano para hacer cumplir esta norma, es una de las mejores maneras de evitar más muertes en las vías. Esto es posible y ya lo hemos aplicado, un claro ejemplo es el diseño del Barrio del Centenario en el que se ha implementado en su mismo diseño reductores de velocidad.

Fotografía del portal delado.com.ec

Debemos garantizar que las vías de la ciudad deban tener límites de velocidad suficientemente seguros para que un niño o un anciano sea alcanzado (o evitar que sea alcanzado) por un automotor y pueda sobrevivir al impacto, y así reducir las tasas de mortalidad que actualmente registra nuestro país. La ciudad debe ser segura para todos, calles del perímetro urbano no son pistas demostrativas del alcance que pueda tener un automotor, para aquello existen autódromos reglamentados que no ponen en peligro a nadie que no esté inmiscuido en determinada circunstancia.

El «flujo vehicular» no puede estar por encima de la seguridad de las personas, no podemos seguirle dando prioridad al automotor.

Kevin Miño, integrante de Masa Crítica Guayaquil

El diseño de nuestras calles deben estar pensadas para que todos los actores viales transiten de manera prudencial, deben evitar que los conductores de todo tipo de vehículos excedan su velocidad. Esto se conoce como Visión Cero Siniestros Viales.

Salir de la versión móvil